Cut & Fold Formas imposibles con caras triangulares
El concepto

Las estructuras en celosía, las grúas de los puertos de mercancías, los cables de los puentes atirantados… todos son inspiración para las piezas de esta serie.

Las piezas que forman parte de esta colección juegan con el observador. Según el punto de vista, las piezas se inclinan hacia direcciones diferentes, pareciendo inestables y cruzando las fronteras entre cerámica utilitaria, diseño y escultura. Los esmaltes realzan las aristas y permiten que destaquen las luces y sombras en las caras, dando protagonismo a la forma geométrica de la pieza.

El proceso

El proceso creativo sigue una metodología análoga a la de un proyecto de ingeniería. Los diseños son modelados en CAD para hacer planos constructivos de la pieza. El contorno de cada cara se imprime en papel y se utiliza como plantilla para cortar con precisión las placas triangulares, que se unen a mano unas a otras. Una vez la pieza está seca, se lija para conseguir las distintivas aristas tan definidas. Tras la primera cocción de bizcochado, las piezas se esmaltan y son finalmente cocidas a 1240º C.

Esta forma de trabajar el barro es mucho más elaborada que cortar y doblar papel, sin embargo las caras planas y las aristas rectas que se obtienen, recuerdan una escultura de papel cortado y plegado. El resultado es una combinación de precisión e imperfección, exactitud y singularidad.

Para algunas de las piezas de esta colección se hace un molde original de escayola que se obtiene de una pieza bizcochada. Con el molde, se puede reproducir la misma forma pero con paredes más finas y más variedad de materiales, con la técnica de colado por barbotina.